Claves para lograr la  comunicación asertiva

¿Por qué nos cuesta tanto trabajo comunicarnos? A pesar de que las personas tenemos diversos medios para  expresar lo que pensamos y sentimos, ya sea de manera oral, escrita o por medio de nuestros gestos o movimientos corporales, en algunas situaciones se nos dificulta decir lo que en realidad queremos decir o no somos claros con lo que estamos expresando. Es ahí donde  comienza el problema de la comunicación.

Pero… ¿Qué es la comunicación?

La comunicación es el intercambio de información entre dos o más personas, es un proceso en el que tiene que haber una respuesta o reacción  por parte del receptor. En dicho proceso influyen varios factores,  en el éxito o fracaso del mensaje,  por esto es importante que primero identifiquemos  qué  es lo  queremos decir;  presentar atención en  cómo lo estamos diciendo, en dónde, en que situación,  ya que todo lo anterior influye en la interpretación de la persona que recibe el mensaje. Parece complicado saber que tenemos que pensar en todo lo anterior cuando nos estamos comunicando, pero se vuelve aún más complejo cuando hablamos de comunicación asertiva, el tema que hoy queremos abordar por su importancia no sólo para las relaciones personales sino también para las relaciones empresariales.

En sí podríamos decir que todos tenemos la posibilidad de comunicarnos, cada quien con sus habilidades comunicativas, sin embargo no a todos se nos facilita la comunicación asertiva,  esta ocasión nos centraremos en lo básico que te servirá para comenzar a aplicarla, primeramente en tu persona para finalmente transmitirlo a tu equipo de trabajo generando una cultura empresarial  sana que beneficiará a todos sus integrantes.

Comencemos…

La Comunicación asertiva no es otra cosa más que comunicar un mensaje en el momento oportuno, con las palabras correctas, en el lugar adecuado, y con las emociones en control.

Existen algunas técnicas que de inicio que puedes trabajar  para que poco a poco seas más asertivo en tus comentarios al momento de expresarte:

  1. “Sé coherente”, qué lo que estás diciendo con palabras lo digas también con el cuerpo, con el tono de voz, volumen…
  2. Mira a tu interlocutor sin llegar a intimidar, sólo para demostrar que estás escuchando y estás abierto a la comunicación. Esto genera confianza y cercanía.
  3. Muestra una postura corporal abierta. Evita cruzar brazos, piernas, estar mal sentando, etc.
  4. Aprende a controlar tus gestos y úsalos de manera positiva para enfatizar algún punto de interés.
  5. Analiza el tiempo que le das al receptor para hablar y revisa cuánto tiempo hablas tú. Debes de darle el espacio  para que se genere ese proceso de intercambio.

Sin duda la personalidad de cada uno de nosotros también influirá en dicho proceso, podemos definir tres tipos de personalidades de manera general;

Personas pasivas: son aquellas que se sienten mejor escuchando que hablado, consideran más importantes las necesidades de otros que las propias.

Personas asertivas: deseosas de hablar y expresarse, pensando siempre en las necesidades propias pero también en las de los demás.

Solicita más información

Cerrada V #3168 Paseo Mirador del Valle, Villas de Irapuato, 36670 Irapuato, Gto.