¡Vivir sin miedo!

No tenemos otra misión en esta vida que disfrutar cada instante. De qué nos sirve estar vivos si no gozamos de lo que hacemos, si no disfrutamos cada momento, el ver el amanecer cada mañana, el simple olor del café, la lluvia y la sonrisa de un ser querido deberían ser suficientes motivos  para ser felices. Sin embargo no lo vemos así… la mayoría de las personas pasamos más tiempo preocupados por alguna situación que estamos viviendo o peor aún por algo que aún no sucede pero que por alguna razón u otra nos angustia ya sea porque suceda o porque no suceda, ¿qué ilógico no?

Vivir con miedo sin duda es uno de los principales obstáculos para lograr nuestro desarrollo personal, espiritual y profesional, no importa las metas que tengas en la vida, lo significativo es que trabajes todos los días para lograr lo que te has propuesto. Si comenzamos el día sintiendo miedo de lo que dirán, pasará, pensarán o sentirán, difícilmente lo lograremos. Por lo anterior es necesario primeramente que identifiques qué es lo que te genera miedo y te está deteniendo; “Sentimiento de desconfianza que impulsa a creer que ocurrirá un hecho contrario a lo que se desea. Sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario”.

El miedo no debe de ser motivo para dejar de hacer lo que nos gusta, vivir con éste no hará desaparecer el problema. Si algo te genera miedo, tienes que afrontarlo y tomar acción, darle una solución, de lo contrario cada paso que des estará condicionado por el miedo. Existen muchos tipos de miedos, como el miedo al fracaso, al hablar en público, a formalizar una relación, al compromiso ya sea laboral o personal, al trabajo, a emprender, al cambio, a la inseguridad de las calles, etc.

¿Entonces qué hacer…?

  1. Haz consientes tus temores, identifica tus miedos, trata de saber qué es lo que te genera angustia, si no lo puedes hacer tu mismo, busca ayuda profesional.
  2. Evita huir, no pongas excusas para afrontarlo, acepta tu miedo, de lo contrario te seguirá a donde vayas.
  3. Busca la causas de ese miedo, no las niegues ni te engañes.
  4. Deja de luchar, si lo percibes como algo que derrota, siempre te ganará, la lucha es contigo mismo.
  5. Siente el miedo, identifica las sensaciones que te genera, cómo se siente tu cuerpo con esa ansiedad que estás experimentando, date cuenta que sólo es una emoción pasajera.
  6. Redacta una lista con las posibles soluciones. Afróntalo y ve el miedo como una oportunidad para crecer.
  7. Emprende la acción, haz lo que te da miedo y libérate.Aprendamos a vivir sin miedo, solo así lograremos ser y disfrutar plenamente de lo que la vida nos regla.

Leave a comment